FILO: NOTICIAS
PUBLICADO EL
26.11.2018
Comunicado del OBUVI "Cambiemos: crimen, detenciones y represión"

El Observatorio Universitario de la Violencia Institucional (OBUVI) repudia el asesinato del dirigente de la Organización Libres del Pueblo, integrante de la CTEP, Rodolfo Orellana, quien junto a sus compañerxs de La Matanza procuraban un espacio para construir su vivienda en las cercanías de Puente 12. El asesinato a mansalva de personas que luchan por sus derechos, por mejorar su cotidianidad o por solidarizarse con otros y otras que también lo hacen es el camino que Cambiemos ha emprendido desde hace más de un año, a través del accionar desproporcionado e ilegal de sus fuerzas represivas, más allá del color del uniforme y del nombre de la fuerza que lo lleva adelante, cobrándose la vida de jóvenes y referentes de sus territorios y barrios. La política de exclusión, destrucción y saqueo del gobierno nacional ahonda los dolores socio-económicos que inflige a los sectores populares con la carga represiva sobre quienes intentan caminos liberadores.

Repudiamos las detenciones de Miriam Calizaya, Alanes Coria, Wilson Delgado y Hugo Vedia, compañerxs de Orellana, quienes sufrieron también la represión de la Policía Bonaerense en Puente 12.

La misma política de castigo a quien protesta se aplicó en la localidad de Tilcara, a la Comunidad Cueva del Inca que lucha contra la prohibición judicial de realizar obras en sus territorio, tras una resolución de “no innovar” en un litigio que mantienen por la extracción contaminante de litio en Chinchillas. El corte de la ruta 9 fue desalojado violentamente, en tanto la solidaridad y movilización se multiplicó en otras poblaciones de Jujuy y en San Salvador.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sitiada por la realización del G20 en la próxima semana, la violencia policial se descargó contra docentes, estudiantes y legisladorxs de la ciudad, que expresaban su rechazo a la liquidación de los profesorados y la transformación de ellos en una entidad que suprime carreras, orientaciones, cargos docentes y espacios de enseñanza en la ciudad. Una vez más se puso en evidencia el doble juego represivo de policías de civil haciéndose pasar por manifestantes que luego golpean y reprimen con uniforme de la fuerza, pero sin siquiera sacarse la mochila con que intentan mimetizarse entre quienes participan de las protestas.

El crimen, la detenciones y la represión castigan al pueblo, pero encierran a Cambiemos en su violencia sin salida para las múltiples privaciones que han generado en tres años de gobierno.

¡Exigimos justicia para Orellana, libertad de todxs los presxs políticxs, cese de la represión!

 

 

Información adicional relacionada